bordado al rescate

En mi familia, siempre que alguien tiene alguna prenda de ropa que ya no quiere, que se rompió o que le queda chica, me pregunta a mí si la quiero. Esto es porque me gusta reutilizar, transformando la ropa y es así que han salido muchas polleras y bolsos a partir de pantalones de jean, o alfombras, a partir de buzos viejos. Esta vez se trataba de un buzo de lana, talle L que estaba un poco viejo y agujereado.

Lo primero que hice fue ponerlo en el lavarropas para que se afieltrara quedando más abrigadito y de mi tamaño.

Luego decidí que lo mejor para darle otra vida a pesar de sus pequeños desperfectos podría ser bordarlo. Este fue el proyecto que llevé a la primera reunión de bordado que hicimos en La Gambuza.

Sobre los agujeros, bordé unas flores e hice detalles geométricos en cuello y puños…

Me gustó mucho el resultado final y creo que a Juanita, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *