crema de calabacín

Invierno, para muchos es la estación de los de guisos, las sopas, las cremas. En general no soy muy fan de este tipo de preparaciones, pero a veces, me inspiro.

En esta ocasión se me ocurrió experimentar con el calabacín. Ese zapallo anaranjado, de cáscara relativamente fina, cuerpo alargado y pulpa dulzona, sí, en Uruguay lo llamamos calabacín. Si sos de otro lugar tal vez lo llames zapallo butternut o calabaza de invierno.

La receta es muy sencilla y queda muy rica y potente. Seguro te va a sacar el frío.

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 1 o 2 cucharadas de aceite. Yo usé de coco, también puede ser de oliva o incluso manteca
  • 4 o 5 dientes de ajo, o los que quieras
  • pasta de curry
  • crema de leche
  • leche

Ingrediente estrella, claro, el calabacín.

Hay un método que nos permite concentrar al máximo el sabor del calabacín, hacerlo al horno con cáscara y todo. Lo ideal es un calabacín de producción orgánica, lo lavamos bien y lo ponemos así como está en el horno a temperatura media. Dale su tiempo. Estará listo cuando insertemos un cuchillo y notemos que el zapallo está blandito.

Mi calabacín quedó así…

ilustrar una receta

De esta manera es mucho más fácil de pelar. No me gusta para nada pelar zapallo, cuando está crudo es demasiado duro.

Luego de tener listo el calabacín, lo pelamos, sacamos las semillas y lo cortamos en trozos o hacemos puré.

En una olla, ponemos la materia grasa que hayamos elegido, y salteamos un poquito los ajos picados con la pasta de curry. La cantidad de curry la puse a ojo, depende de la cantidad de zapallo y de cuanto quiero sentir su sabor. Cabe la posibilidad de no ponérselo o de usar otros condimentos, pero creo que vale la pena probar con el curry 🙂

Agregamos la leche, la crema de leche y el zapallo. Revolvemos un poco, sacamos del fuego y licuamos. Lo ideal es usar una licuadora de mano o mixer, de ese modo basta con introducirla en la olla y licuar. Luego volvemos al fuego lento hasta que la preparación esté bien caliente. La cantidad de leche y crema de leche es según el gusto de cada uno. Si te gusta más o menos espesa le pondrás más o menos líquido. Si la hacés muy espesa, hay que revolver constantemente mientras la calentás.

La pasta de curry le da un sabor muy especial, es levemente picante y además tiene cúrcuma, clavo de olor, jengibre, cardamomo y otras especias. Esta es la que consigo en Bosque Bambú.

Llegado el momento de servir esta rica crema, hay algunas variaciones que se me ha ocurrido probar, aunque claro, a vos se te pueden ocurrir muchas más.

  • Cortar unos trocitos de algún queso fundente y ponerlos en el fondo del plato antes de servir la crema. El queso se derrite y combina muy bien con el sabor dulzón del zapallo. Me encanta.
  • Tostar las semillas de zapallo con un poquito de aceite, sal y el condimento que quieras y ponerlas sobre la crema. Añade un sabor diferente y una textura crocante.
  • A veces simplemente espolvoreo con merkén.
  • Servirla con crutones.
  • Perejil picado por arriba.
  • Todo lo que se te ocurra.

Acá te dejo la mía con semillas tostadas y merkén.

Datos útiles:

* Semillas de zapallo tostadas: tenés que lavar y secar las semillas, luego ponerlas en el horno con aceite y el condimento que quieras. Cuando se doren, están listas. Sirven como tentenpié, para agregar a ensaladas o como topping para sopas y cremas 😉 No, no hay que pelarlas.

* Merkén: es un ají picante seco, ahumado y molido, típico de la cocina mapuche chilena. Su sabor es picante y ligeramente ahumado.

* Crutones: son pequeños cubitos de pan tostados o ligeramente fritos que se pueden usar mezclando en ensaladas o en sopas. Es una buena manera de aprovechar el pan que queda viejo. Yo los hago en el horno con un poco de aceite de oliva, sal y orégano. Cuidado, pueden ser adictivos.

Si te gusta el sabor del calabacín, también probé una receta que queda muy bien, es más liviana que la que comparto hoy y no tiene productos animales. Es la misma de la crema de remolacha que podés encontrar por aquí. Solo hay que cambiar la remolacha por calabacín.

Bon appetit

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *