dulce de manzana

 

Se ven apetitosas ¿no? Son parte del tesoro que nos trajimos de Melilla. Dejamos las manzanas rojas para comer crudas, pero todo lo demás (membrillos, guayabas del país y manzanas verdes) se convirtió en dulces y mermeladas. Quedamos con buenas reservas para el invierno.

 

 

Hoy te cuento cómo hice el dulce o mermelada de manzanas, pero todos tienen un procedimiento más o menos parecido y fácil.

Ingredientes:

  • manzanas verdes
  • la mitad de su peso de azúcar
  • limón

No doy cantidades exactas porque no las sé, yo me manejo mucho a ojímetro, pero pongamos que por cada kg de manzanas va medio de azúcar y medio limón.

 

Manos a la obra:

Lavamos muy bien las manzanas, luego podrás utilizar las cáscaras y los corazones para hacer jalea, si gustas.

 

 

Pelamos las manzanas, les sacamos las semillas y las cortamos en trozos.

Las ponemos en la olla con el azúcar y el jugo de limón y las dejamos macerar durante más o menos una hora. Yo en este caso usé azúcar común, pero imagino que el azúcar mascabo le debe de dar un gustito muy rico, además de ser más sano.

 

 

La manzana va a soltar un poco de jugo, no es necesario agregarle agua. Así que luego de macerarlas un rato con el azúcar llevamos la olla al fuego.

Así se ve al comienzo…

 

 

La dejaremos en el fuego poco menos de una hora, revolviendo cada tanto. De esta forma la vamos deshaciendo y evitamos que se pegue. Cuando tenga una consistencia que nos guste, retiramos la olla del fuego. Yo preferí la textura del dulce irregular, con algunos trocitos de fruta, pero si te gusta que quede homogénea, esperás a que se enfríe y la pasás por la procesadora o licuadora.

 

 

Nunca había hecho este dulce y me encantó, queda muy rico y además es súper fácil. Lo más engorroso es pelar todas esas manzanas, aunque, el resultado bien vale el trabajo. Yo hice bastante, pero manteniendo más o menos las proporciones se puede hacer menos y serán menos manzanas para pelar.

 

 

Con el trabajo que me dio pelar las manzanas, decidí aprovechar las cáscaras y el corazón para hacer jalea, la próxima te cuento cómo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *