futuros almohadones

 

Me contaron que un  sillón muy grande, todo todo gris estaba un poco triste, añoraba un poco de color. Su dueña, que lo quiere mucho, me trajo un montón de hilo para ver qué se podía hacer.

 

 

Mateo me ayudó con esto, pero se entusiasmó demasiado, se quería quedar con sus “alfombritas de colores”.

 

 

Finalmente lo convencí, están prontas para partir y que otras manos las conviertan en bellos almohadones.

 

 

Cuando tenga noticias les aviso.

 

0 comentarios

  1. Anónimo dice:

    Que divinos!! Alegria para un living un tanto oscuro. Esperemos que Felipe no los quiera para su cuarto, es fanatico de los almohadones.
    Graciasss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *