isla negra, otro poco.

 

Por esta calle se va a lo de Pablo Neruda. Como habrán observado la señalización es alusiva a la pasión por el mar que sentía el poeta.

 

 

A pesar de que Neruda trabajaba en su casa, se encargó de separar bien su lugar de trabajo de su hogar, por lo que para ir al estudio hay que salir al exterior.

Observen la guarda de peces, está hecha con piedritas de diferentes colores. La casa está llena de detalles por el estilo, aunque son más profusos en el interior.

 

 

La cristalera, toda una habitación para sus vidrios. Hay que recordar que Neruda estaba enamorado del vidrio y además era un gran coleccionista, así que no es de extrañar que tenga tan variada colección.

 

 

Un detalle del patio, en el que además se encuentra…

 

 

…esta locomotora

 

 

También estaba el poeta interesado en los trenes ya que su padre fue funcionario del ferrocarril.

Además de la locomotora en el patio, en la casa hay un par de habitaciones que emulan los vagones de un tren.

Para tomar el aperitivo los días soleados y ya que se había autoproclamado marinero de tierra, Neruda tenía este bote en su patio.

 

 

Finalmente, su tumba, que para seguir con la tradición, tiene forma de barco y mira al océano.

 

 

Pero Isla Negra no es solo la casa de Neruda, así que habrá un poco más…

0 comentarios

  1. Anónimo dice:

    chan! que interesante, la verdad que no 0 data de Neruda, se ve que le gustaba viajar con tanta alusión a los medios de transporte.
    Copo ese pire de vidrios, piedras y recreaciones temáticas…ahora ¿financiamiento?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *