marzo

Un poco de historia

Marzo es un mes especial. Este mes es un mes de conmemoración, un mes de reflexión, de unión y de fortalecimiento de la lucha que las mujeres hemos tenido y seguimos teniendo por lograr respeto e igualdad de derechos antes los hombres.

Aunque se ha avanzado mucho a través de los años, aún queda un largo camino por recorrer.

Pero, ¿por qué se eligió marzo como mes para esta conmemoración?

No es tan simple y solo voy a hacer una pequeña enumeración de algunos de los hechos que llevaron a esta conmemoración y a esta fecha en particular. Lo que sí está claro es que sus orígenes están en las manifestaciones de las mujeres que, a comienzos del siglo XX, reclamaban por el derecho al voto, a mejores condiciones de trabajo y a la igualdad de derechos entre los sexos.

# La primera referencia que encontré fue hacia una huelga y marcha de trabajadoras textiles de Nueva York que ocurrió en marzo de 1857 bajo el lema Pan y rosas (mejor salario y mejores condiciones laborales) y que fue violentamente disuelta por la policía. Dos años después, las trabajadoras fundaron el primer sindicato femenino.

# En 1910, en la Conferencia Internacional de la Mujer Trabajadora en Copenhague, Clara Zetkin propuso la idea de conmemorar un día de la mujer a nivel mundial. A dicha conferencia habían asistido mujeres de 17 países y la idea fue aceptada, aunque no se propuso un día en concreto. Al año siguiente, se celebra el primer día internacional de la mujer el 19 de marzo, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. En ese momento se luchaba por el derecho a votar, a ocupar cargos públicos, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

# En 1911, en Nueva York, hubo una huelga de trabajadoras textiles que culminó con una tragedia. El 25 de marzo se desató un incendio en una fábrica mientras les trabajadores aún se encontraban adentro. Los dueños de la fábrica habían trancado las puertas de salida por lo que quienes estaban adentro no pudieron escapar. Murieron 123 mujeres y 23 hombres de entre 14 y 45 años. En esa época las jornadas de trabajo eran de más de 12 horas, con condiciones laborales muy malas y salarios miserables para los hombres y mucho peor para las mujeres, que recibían menos de la mitad del salario que les correspondía a los hombres.

Una imagen del Incendio en Manhattan, Nueva York.
Foto: Wikipedia: Public domain

# El último domingo de febrero de 1913, las mujeres rusas llevaron adelante una serie de protestas en pro de la paz y celebraron su primer día mundial de la mujer. Esta iniciativa fue seguida luego por las mujeres del resto de Europa, que al año siguiente celebraron asambleas en torno al 8 de marzo.

# En 1917, las mujeres rusas, nuevamente eligieron el último domingo de febrero para protestar pidiendo por pan y paz. Como consecuencia de las protestas, el gobierno provisional, tras la caída del Zar, concedió a las mujeres el derecho al voto. Esto ocurrió el 23 de febrero según el calendario juliano que se usaba en Rusia y se correspondía con el 8 de marzo del calendario gregoriano que se usaba en otras partes de Europa y es el que usamos hoy. A partir de ese momento el 8 de marzo fue tomado como el día internacional de la mujer en Europa.

Mujeres protestan por “paz” y “pan” en Rusia.
Foto: Wikipedia: Public domain

Fue recién en 1975, que la ONU tomó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Este cartel del Día de la Mujer se diseñó en Londres.
Foto: Womens Liberation Workshop in London

 En que estamos

Hemos avanzados en muchos aspectos, pero la desigualdad aún es grande, diría que en muchos lugares es la regla y no la excepción.

Aunque podemos votar, los lugares de decisión política a los que llegamos, son muy escasos. Aunque tenemos derecho a divorciarnos, a tener propiedades, a vivir solas, aún nos siguen violentando y matando por el hecho de ser mujer, nos siguen explotando sexualmente, siguen traficando con nuestros cuerpos. Aunque podemos trabajar, aún en muchos casos, recibimos menor remuneración que los hombres por desempeñar la misma tarea. Aunque teóricamente podemos llegar a ocupar altos puestos a nivel empresarial, la realidad es que un número muy bajo de mujeres accede a ellos.

Aunque en Uruguay, en algunos aspectos hemos avanzado mucho, en otros aún estamos muy atrás. Es por eso que las mujeres seguimos protestando, luchando, manifestándonos cada 8 de marzo, para que se visibilice la lucha, una lucha que se da cada día, sin embargo. A las mujeres, se han sumando las disidencias sexuales, que también forman parte de esta gran masa que ve vulnerados muchos de sus derechos por causas de género.

El 8 de marzo participé en la marcha y fue realmente muy emocionante. Había muchísimas mujeres y disidencias, más altas, más bajas, rubias, negras, castañas, con capacidades diferentes, de diversos contextos socioeconómicos, todas juntas, compartiendo, cuidándonos. La energía que se percibía era impresionante. También acompañaron hombres.

Aquí te dejo algunas fotos que saqué. La mayoría son de la concentración en la Plaza Libertad, donde estuvimos mucho tiempo, nos encontramos, nos reconocimos, algunas compañeras hicieron performance, se mostraron trabajos colectivos, cantamos, dijimos presente…

Si querés ver más grande alguna foto, pinchá sobre ella.

Ojalá en un futuro cercano, el 8 de marzo se convierta en un día en el cual no tengamos que reclamar por la igualdad de derechos, sino en que celebremos todos juntos por esa igualdad ya conquistada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *