telar decorativo

experimentando con una nueva técnica

Me gusta experimentar cosas nuevas todo el tiempo y luego ir mezclando conocimientos a ver qué sale. Por estos días me ha entrado la curiosidad con la técnica de telar, sobre todo el telar decorativo, en el cual se pueden incluir todo tipo de retazos, lanitas sobrantes, y hasta plantas.

Como estoy empezando recién, por ahora solo estoy utilizando lanas, hilos y acrílicos. Cosas que tenía por ahí. Creo que ya conté, que soy la depositaria de toda madeja huérfana que ande por mi familia.

Para empezar, necesitaba un telar. Buscando en la maravillosa red de redes, encontré la manera de hacerlo yo misma y utilizando cosas que tenía. Básicamente un cartón…

De una caja de cartón, recorté un rectángulo. Hice marcas cada un centímetro en lados opuestos del rectángulo (las marcas deben quedar enfrentadas) y corté con una tijera haciendo cortes de aproximadamente un centímetro de profundidad. Así el cartón me quedó ranurado y listo para comenzar a tejer.

Y siguiendo con la búsqueda de elementos que tenía en casa para tejer más cómodamente, hice unas muescas en unos palitos de helado que tenía guardados (por si algún día me servían para algo) y los convertí en unas mini navetas que me sirvieron de maravilla. También para facilitar el tejido, improvisé una varilla de cruce con un aguja gruesa de tejer. El peine para batanar fue un regalo que tenía de adorno y ahora le encontré otra utilidad.

Así di mis primeros pasos usando este telar chiquito, para familiarizarme con la técnica.

El de abajo fue el primero que hice y se quedó en casa.

Las maderas que estoy usando para colgarlos vinieron de Treinta y Tres, fruto de una poda. Las guardé, porque para algo me podían servir 🙂

8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *