yaguarón

 

Es la ciudad brasileña separada de Uruguay por el río homónimo, a la que se llega desde Río Branco (Cerro Largo) tras cruzar el puente Mauá.

Durante mi niñez relacionaba esta ciudad con sábados de tiendas, veredas estrechas y sin árboles y un exquisito aroma a pollo al espiedo que no he sentido en otro lugar. A medida que el tipo de cambio dejó de favorecernos dejó de ser atractivo este paseo de compras. Paulatinamente los olimareños dejamos de visitarlo y el aspecto de la ciudad cambió bastante desde el punto de vista comercial…Ahora tiene otros atractivos para mí, ahora puedo ver muchas cosas que en esa época quedaban opacadas. Decidimos hacer turismo en Yaguarón vimos muchas cosas interesantes…

Casas antiguas adornadas con molduras de yeso, estatuas y lo más característico, una explosión de colores.

 

 

y3

 

 

 

 

Plazas que no conocíamos. Se nota que no se les presta tanta atención como a la del centro, pero nos gustaron mucho…

Esta está frente a la rambla.

 

 

 

Al recorrerla nos encontramos en una de sus esquinas con el Mercado Municipal.

 

 

 

Queda para otra vez visitarlo porque estaban de “férias”.

 

 

Otra plaza, esta queda frente al hospital, en un alto de la ciudad.

 

 

 

A lo lejos divisamos la torre de la iglesia que se encuentra junto al hospital.

 

 

Iglesias, otro de los edificios a los cuales prestamos atención, allá donde veíamos una torre, allá íbamos…

 

 

 

 

 

 

Esta es la más importante, la que todos los que hemos ido a Yaguarón conocemos, frente a la plaza principal.

 

 

Y por supuesto también disfrutamos de la rambla y la orilla del río, por allí tomamos un refrigerio.

 

 

 

 

 

El puente Mauá.

 

 

 

 

Para no perder la costumbre, también hicimos compras y comimos cosas ricas…aunque no se siente en las calles el aroma a pollo de antaño…

Paseando por esta pintoresca ciudad nos encontramos con una sorpresa…se las muestro en otra entrada…

0 comentarios

  1. Victor dice:

    😀 Jua jua!! Es cierto, ese es el recuerdo más instantáneo que te viene de haber estado en Río Branco, el olor a pollo y la cantidad de gente haciendo compras. Esto que voy a decir me delata, pero… tomarte el tren sobre el puente, de regreso a Uruguay es algo que debería existir como paseo turístico, es único. Hoy día el atractivo esta del lado Uruguayo con los FreeShops, y las "garotas" que vienen a "emperfumarse" je je je je…. Gracias por compartir esto.

  2. ana cecilia dice:

    Jaja, supuse que en algunos coterráneos iba a despertar esos recuerdos 🙂 Lamentablemente nunca pasé por la experiencia del tren, pero imagino que sería muy interesante.
    Como verás para nosotros el atractivo sigue estando del lado brasilero…más ahora que es mucho más tranquilo.

  3. Anónimo dice:

    muy buena esa otra mirada sobre la ciudad fronteriza. Es bien cierto que la urgencia y puntualidad de los "mandados"que hemos realizado a lo largo de los años a Yaguarón , nos han dejado en el debe, todas esas cosas que ahora capturaste con tu cámara.felicitaciones y por suerte tenía algo más que el aroma a pollo al espiedo. No imaginé que hubieran tantas iglesias y plazas. Yo

  4. Aníbal dice:

    Bonito aporte. Por suerte estoy en una etapa de mi vida que no preciso mandados,como dijo el amigo,y se disfrutan las cosas con otra intensidad. me voy a tomar un cafecito a tu salud.Salú!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *