zurciendo con lana

¿No te ha pasado, que tenés una prenda de ropa que ya está transparente de tanto usarla, pero que le tenés tanto cariño, que no la querés dejar ir? Y la seguís usando, y te decís, no puedo usarla más en estas condiciones, pero, la seguís usando y cuando ya no da para más, dejás de usarla, pero no la tirás.

Me pasó con el saco con el que se me ve en la foto. Esa foto es de 2009 y el saco no era nuevo, pero…

Pero lo hice con mis propias manos, fue el primer saco que tejí y me encantó el resultado.

Si querés entrar en el túnel del tiempo, comprobar la edad de esta foto y de paso pasear por un precioso parque en el Santiago de Chile de esa época, mirá aquí.

Lo usé mucho y algunas partes, por ser las de mayor roce, sufrieron especialmente. En mi caso fueron los puños y los codos. Digo en mi caso, porque esos desgastes dependen mucho de las actividades que realicemos. ¿Te has puesto a pensar que el desgaste de una prenda nos habla de los movimientos del cuerpo que la ha llevado? En mi caso, hago muchas actividades manuales y el roce sobre la mesa fue desgastando las mangas.

Ya no lo pude usar , pero no me resigné a tirarlo, así que lo guardé, pensando en hacerle algo, pero no sabía bien qué, ni cómo, así que estuvo guardado un par de años.

Cuándo empecé a investigar sobre zurcido visible, vi que había maneras de arreglar prendas de punto y me acordé de mi buzo, aunque aún no tenía mucha idea de cómo hacerlo. En ese momento me resultaba más fácil arreglar prendas de tela porque las bordaba o les ponía un parche, esto era diferente.

Un día, vi que en Doméstika, habían sacado un curso de visible mending en tejido de punto y me anoté. Ahí aprendí lo básico para arreglarlo y se convirtió en el proyecto final del curso.

Para hacer esta técnica, en un principio no se necesitan muchos materiales. Basta con tener una aguja para lana, las fibras elegidas para hacer el arreglo, una tijerita y un objeto redondeado que pueda mantener la forma del tejido para poder lograr la tensión adecuada.

Mi objeto fue una botellita de vidrio un poco panzona, me resultó ideal.

Para empezar di puntadas largas que atravesaran la zona desgastada, creando una urdimbre sobre esa zona. En la parte sana del tejido, me aseguré de dar un par de puntadas más para anclar bien la nueva urdimbre.

Luego de cubrir toda la zona debilitada con esta urdimbre, hice lo mismo pero esta vez en sentido horizontal y generando una trama, es decir, pasando el hilo alternativamente por arriba y por debajo de los hilos de la urdimbre. Siempre anclando el hilo con puntadas sobre el tejido sano, luego de cada pasada.

Así queda el tejido del lado del derecho y del revés.

Y le llegó el turno a los puños. Estaban muy desgastados y ya se estaba soltando el tejido en lugares en que la hebra de lana se había roto, así que me pareció interesante hacerles una nueva terminación tejida, está vez usé crochet.

También tuve que tejer un pequeño parche, como se ve en la foto. Finalmente, quedaron como nuevos.

Este tipo de parches visibles, es una oportunidad para dejar volar la imaginación y jugar con los colores. El saco es el mismo que yo adoraba pero se transformó, tiene una capa más y está listo para seguir recogiendo historias.

Otro cosa que el pobre no tenía en buen estado, eran los botones. También eran especiales para mí, también los había hecho yo, hace muuucho tiempo, cuando aprendí a usar resina. Con el paso del tiempo y los lavados, se fueron cascando y solo quedaba uno en condiciones, así que decidí dejarlo como testigo de una época y a los demás los remplacé por unos botones de madera preciosos que estaban esperando su oportunidad de lucirse.

Finalmente, así quedó el saco…

Yo súper contenta con mi nuevo saco viejo y por haber contribuido con un pequeño granito de arena a disminuir la basura.

¿Sabías que la industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta?

2 comentarios

  1. Rosana dice:

    Hola!!! Me encantó lo que lograste con tu saco. Está divino, realmente tierno.
    Gracias por compartir esas linduras.
    Abrazo y seguí compartiendo cositas lindas!

    • Ana Cecilia dice:

      ¡Hola! Muchas gracias. Me alegra que te guste y espero que te inspire 😉
      Seguiré por aquí, claro 🙂
      Abrazo.

Responder a Rosana Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *